Punto de Fortuna en Casas

Punto de la Fortuna en la Primera Casa

La Primera Casa indica la naturaleza de nuestra personalidad, nuestro temperamento y el grado de confianza que tenemos en nosotros mismos.

El emplazamiento de la Fortuna en esta casa indica que puede lograr la satisfacción y la felicidad siguiendo su propio camino y teniendo el coraje de liberarse en gran medida de influencias ajenas, especialmente de la llamada opinión pública. Tendrá éxito si confía en su propia consciencia y actúa según su propio punto de vista, a pesar de que éste podría ser bastante insólito.

En el transcurso de su vida evolucionará hacia una personalidad independiente y única, que será siempre fiel a sí mismo.

En general, busca el reconocimiento de “ser diferente”, y si alguien se atreviera a compararle con un ciudadano común, no lo aceptaría nunca, sino que se sentiría provocado a demostrar justo lo contrario.

Se toma la libertad de hacer y decir lo que le da la gana; lo importante es que ocurra algo – sea lo que sea – y no le importa lo que piensan los demás. Probablemente no se le conoce por ser muy considerado, y puede resultar difícil intentar convencerle de que sus propios intereses no son lo único que cuenta. No obstante, su subjetividad y concentración en si mismo le dan el ímpetu necesario para dedicarse con fuerza y determinación a los proyectos que Ud. considera interesante.

No le importa si su actitud le lleva al aislamiento y la incomprensión por parte de las personas que le rodean. Sería peor si alguien intentara impedirle seguir su instinto y expresar libremente su naturaleza. No es lo suyo reflexionar durante mucho tiempo y planear sus empresas al detalle antes de llevarlas a la acción. Y sería una distracción si tuviera que tomar en cuenta la opinión o reacción de otros y considerar si sus metas coincidieran con los objetivos de la sociedad. Por otro lado, debe tener cuidado en no ser calificado como excéntrico y llegar a ser incapaz de adaptarse a las necesidades de su entorno o dejar el mando de vez en cuando en manos de otros.

El punto de la Fortuna en la Primera Casa representa el reto de encontrar el camino dorado entre la aspiración a la individualidad e independencia y el sacrificio de los propios intereses por el bien de la comunidad. Es importante que no se meta en la vida de los demás, especialmente porque nunca aceptaría que alguien hiciera lo mismo con Ud. No crea que su estilo de vida es lo ideal para todo el mundo. La mayoría de la gente necesita el respaldo de la comunidad mucho más que Ud. y no tiene el mismo problema de adaptarse a la vida en común.

 

Punto de la Fortuna en la Segunda Casa

La Segunda Casa representa nuestros valores, no sólo tangibles y económicos, sino también mentales, emocionales y espirituales, que necesitamos para la seguridad de nuestra existencia.

La Fortuna en esta casa indica que se siente feliz y contento a la medida que va averiguando, en el transcurso de su vida, cuáles son los valores que le importan, y si acepta internamente su necesidad de lograr cierta estabilidad y seguridad en el plano material. Le gusta participar en la construcción de algo sólido, algo que tenga continuidad y sea útil. Prefiere moverse en el mundo material y trabajar, con los pies en la tierra, en cosas concretas y prácticas. Cuando ve cómo un proyecto se va desarrollando poco a poco y está cobrando forma, siente una inmensa satisfacción. Por consiguiente, es importante para ser independiente en cuestiones financieras, tener un plan de pensiones y no tener que preocuparse por el futuro.

Sabe manejar sus recursos con astucia, y siempre suele tener suficiente dinero para comprarse aquellas cosas que Ud. –como persona pragmática que es – estima útiles y aptas para proporcionarle una vida cómoda. Tiene el don de perseguir sus objetivos con perseverancia y determinación, lo cual promete que el éxito no esperará a aparecer.

No obstante, debe tener cuidado en no correr tras del dinero por cuestión de prestigio o mera codicia, ya que estaría engañándose a si mismo, y sería dudoso que encontrara la satisfacción que está buscando. La riqueza no debe volverse una meta en sí misma, sino debe emplearse –una vez resueltas sus propias necesidades básicas para hacer el bien a los demás.

 

Punto de la Fortuna en la Tercera Casa

La Tercera Casa representa el desarrollo de nuestra relación comunicativa con el entorno y nuestra forma de ver y comprender las circunstancias externas.

El emplazamiento de la Fortuna en esta casa indica que se siente contento si tiene la oportunidad de ocupar sus facultades intelectuales en la investigación de su entorno, comunicarse con los demás y acercarle a nuevos campos de conocimiento. Por el hecho de intentar entender a otras personas, estimula su propio desarrollo interno y llega a comprenderse mejor a si mismo. Puede haber momentos en que viva prácticamente la existencia de otra persona, ya que penetra profundamente en su ser e intenta ponerle en su lugar y emular su manera de pensar.

Es importante para Ud. encontrar respuestas a sus múltiples preguntas y catalogar sus observaciones. De hecho, probablemente no hay nada más grato que la conciencia de haber aprendido o descubierto algo nuevo. En su opinión, la riqueza intelectual es mucho más valiosa que la riqueza material, y si consigue desarrollar un nuevo método o analizar una compleja temática, siente una inmensa satisfacción, ya que aspira a ser útil y contribuir a la solución de problemas o al mejoramiento de la comunicación o procesos laborales.

En su trato con otras personas, prefiere confiar en su facultad mental y su razón, porque le sirven como herramientas para aclarar situaciones difíciles, especialmente en el campo de las relaciones personales, algo que le viene muy bien, dado sus múltiples contactos y su personalidad polifacética.

 

Punto de la Fortuna en la Cuarta Casa

La Cuarta Casa tiene que ver con la base emocional, la tradición familiar y, en concreto, la madre como símbolo de protección y nutrición.

El emplazamiento de la Fortuna en esta casa indica que una de sus necesidades básicas consiste en sentir que los demás le necesitan. Por lo tanto, se siente especialmente a gusto cuando puede cuidar de personas cercanas o animales, incluso plantas, y cuando está intentando hacer todo lo posible para que todo el mundo esté bien. Le encanta ver cómo se desarrollan las relaciones humanas, cómo crecen los niños e incrementa la confianza entre las personas. Su visión de la vida podría estar tan enfocada en el dar que le puede resultar difícil el recibir, ya que inmediatamente querrá mostrar su gratitud y dar algo a cambio. Probablemente posee algo como una conciencia emocional. El deseo de aceptar responsabilidad para el bienestar de otros nace como una necesidad natural de su interior y determina muchos de sus actos.

Tal vez no le resulta fácil encontrar su sitio en este mundo, donde predomina cierto orden y, a menudo, no es posible dejar rienda suelta a los sentimientos y emociones. Además, es fácil que se sienta decepcionado cuando otros se aprovechan de su bondad o no reconocen sus sacrificios y servicios. No obstante, eso no debería cambiar su disposición benevolente o impedir que continúe actuando según sus propios códigos éticos. Por supuesto, debería marcarse metas, pero únicamente aquellas que tienen un vínculo con su alma. Si actúa en contra de sus propias convicciones, es dudoso que pueda realizar sus planes y lograr sus objetivos. Para ser feliz necesita sentirte plenamente identificad con sus proyectos y sus actos.

Un papel importante en su vida lo juega su familia, en particular su madre, y es posible que este hecho dificulte ver su situación con perspectiva y desapego. Por otro lado, el vínculo con la familia le proporciona un alto grado de estabilidad emocional, una base y un punto de referencia que otros siguen buscando durante toda su vida.

En resumen, se puede decir que encontrará mucha satisfacción personal si tiene la posibilidad de expresar lo que siente, sin verse confinado por arcaicas o rígidas reglas de conducta. Procure estar en contacto con la naturaleza, ya que es la conexión con la vida, que aprecia tanto y que le da la fuerza interna para afrontar el quehacer  cotidiano con serenidad.

 

Punto de la Fortuna en la Quinta Casa

La Quinta Casa simboliza nuestra aspiración de expresar las cualidades únicas de nuestra personalidad y manifestar nuestra fuerza creativa.

El emplazamiento de la Fortuna en esta casa indica que experimenta plena satisfacción y felicidad si puede desarrollar su creatividad y compartir sus creaciones con el mundo. Siente la necesidad de expresar su personalidad, sus sentimientos y pensamientos, a través del arte, la música o cualquier otro medio, como pueden ser los hijos, los juegos o las aventuras. Le fascinan las empresas que conllevan un cierto elemento de riesgo, y se siente contento y orgulloso cuando sale ganando y ha podido demostrar sus habilidades, tanto a si mismo como a los demás.

No se niega a aceptar responsabilidades y organizar proyectos, pero todo eso no le hace mucha gracia si no puede aprovechar los resultados para pulir su imagen y gozar de un poco de admiración. Desde luego, no quiere saber nada de personas que no le muestran el debido respeto.

Se mueve continuamente entre dos polos opuestos: la sociedad y la individualidad. Por un lado, está enfocado en su propia persona y aspira a desarrollar y cultivar sus facultades creativas al máximo; incluso puede pasar un tiempo en aislamiento, absorto en su mundo de imaginación, donde Ud. -y nadie más que Ud.- es El Rey o La Reina. Por otro lado, sabe muy bien que la compañía de otras personas es la que le sirve de espejo para verse a si mismo. Necesita la sociedad para saber cuánta individualidad realmente posee.

Los niños le encantan, porque en su compañía puede volver a los días de inocencia y despreocupación. Disfruta de juegos que le permitan descubrir de nuevo su espíritu competitivo, y es probable que muestre más alegría que los niños cuando gane una partida de play station.

En resumen, su inmensa fantasía es una valiosa fuente de felicidad para Ud. (y otros), y no debe desaprovechar ese don, sino canalizarlo para el bien de todo el mundo.

 

Punto de la Fortuna en la Sexta Casa

La Sexta Casa corresponde a la forma de utilizar nuestros recursos y cualidades según las necesidades que se presentan en la vida.

El emplazamiento de la Fortuna en esta casa indica que encuentra la plenitud en su vida si se siente útil y cumple con sus deberes y obligaciones, tanto en el trabajo como en el hogar. El lujo, la comodidad, así como los grandes éxitos o la fama, no significan mucho para Ud., si no los ha logrado por sus propios esfuerzos. Quiere estar seguro de que su tiempo esté bien empleado y que sus talentos sirvan a proyectos bien planeados.

Se acerca a las tareas de modo pragmático y concienzudo, y evita las complicaciones innecesarias sin perder los detalles de  vista. Cuenta con metas concretas, colegas fiables y métodos prácticos. Siente una inmensa satisfacción cuando los esfuerzos dan sus frutos y se ven los resultados esperados.

Tampoco le importa llevar a cabo tareas ordinarias u obedecer órdenes, si considera que las circunstancias lo exigen. Lo más importante para Ud. que su papel esté bien definido y que esté aportando su grano de arena para el buen funcionamiento de una empresa o un equipo de trabajo.

Es improbable que entable amistad con personas soñadoras que no tienen metas bien definidas y no saben lo que quieren en la vida. Tampoco tiene mucha comprensión para problemas emocionales, estados de ánimo complicados y teorías enmarañadas, aunque es una persona sensible, siempre dispuesta a echar una mano a quien lo necesite, y le agrada ver los resultados tangibles de su ayuda. Especialmente en el campo de la salud y la alimentación puede dar un buen ejemplo y demostrar cómo se debe tratar al cuerpo para evitar un desgaste prematuro.

Lo más importante para es la conciencia de poder dirigir su vida mediante decisiones bien pensadas, ya que necesita tener tanto control como sea posible sobre su “destino”. El sentir que su futuro depende de factores imprevisibles es algo intolerable para Ud. Por consiguiente, lo mejor sería tener un empleo fijo, donde se puedas beneficiar de su manera metódica y bien pensada de hacer las cosas, en vez de adentrarse en el complicado enredo de las relaciones personales, donde nunca puede estar seguro de conseguir la apreciación de los demás.

Le conviene una vida “natural” y sencilla, que pueda moldear según sus propios conceptos, incluso si éstos no son especialmente extraordinarios.

 

Punto de la Fortuna en la Séptima Casa

La Séptima Casa simboliza nuestro encuentro con el tú y la forma de establecer contactos con los demás.

El emplazamiento de la Fortuna en esta casa indica que se siente contento y feliz cuando encuentras un grupo donde puedes participar activamente y demostrar una de las facetas más bonitas de su carácter: llevar a la conciencia de otros sus propias cualidades. Probablemente esté constantemente buscando las similitudes, y prefiere enfatizar que le vincula en vez de que lo separa. Tiene la tendencia a pensar más en el bienestar de los demás que en el suyo, ya que se encuentra a si mismo en el otro; nunca podría disfrutar de un éxito que se haya conseguido a costa de una compañera o un compañero. Ante de tomar una decisión se asegura la aprobación de las personas involucradas, porque lo  importante sobre todo es que nadie se sienta herido o perjudicado.

Evidentemente, lo mejor es una actividad que le ponga en contacto con otras personas y le ofrezca la posibilidad de tratar cuestiones sociales.

No es indiferente hacia nadie, ni en su vida privada ni en los negocios. Siempre intenta cultivar una relación muy personal con sus colegas; no le gustan ni la dura profesionalidad ni las reglas rígidas. Aunque su estándar en lo que se refiere a la “conducta correcta” es alto, es tolerante con los fallos de los demás, y tal vez se exige solamente a si mismo el cumplimiento perfecto de esos ideales.

Debido a que prefiere adaptar sus conceptos a los deseos de las personas que le importan, le puede resultar difícil concretar lo que realmente quiere lograr para si mismo. Por otro lado, es perfectamente posible que eso no le moleste en absoluto y que disfrute del hecho de tener el don de hacer feliz a los demás.

 

Punto de la Fortuna en la Octava Casa

La Octava Casa simboliza los valores en relación con otras personas y nuestra capacidad de compartir esos recursos para el bien común.

El emplazamiento de la Fortuna en esta casa indica que experimenta satisfacción y felicidad cuando tiene la oportunidad de recibir algo de valor, porque sabe apreciarlo profundamente, una cualidad que no es tan común como puede parecer. Le resulta fácil aceptar regalos o una herencia sin remordimiento, ya que, en vez de pensar inmediatamente cómo devolver el favor, se pregunta cómo utilizar esos recursos de la manera más provechosa, no solamente para si, sino también para el beneficio de los demás. En resumen, se puede decir que se siente contento, si puede sacar un provecho de las energías o valores que están a su disposición gracias a su pareja, socio o contacto profesional. Por consiguiente, es importante, como parte del cultivo de sus relaciones personales, averiguar lo que aprecia y valora cada persona.

En el transcurso de su vida tendrá la experiencia de que los deseos y esperanzas fundamentales del ser humano no han cambiado desde los comienzos de la historia, no importa si se trata de valores materiales o inmateriales. El único problema consiste en determinar cuáles son los valores verdaderos y que no sean solamente posesiones temporales que al fin nos poseen a nosotros mismos. Una vez que sepa hacer esta distinción, no vacilarás en separarse de que no tiene valor, ya que la Octava Casa simboliza, igual que el signo correspondiente, Escorpio, la transformación.

Se sentirá feliz cuando pueda comprobar por si mismo que tiene la capacidad de renunciar a algo querido y progresar de esa manera, es decir, que sabe vivir en armonía con los ciclos de la vida.

 

Punto de la Fortuna en la Novena Casa

En la Novena Casa tratamos de relacionar el conocimiento adquirido con experiencias personales para lograr una visión integral del mundo.

El emplazamiento de la Fortuna en esta casa indica que se siente feliz cuando tiene la sensación y certeza de haberse acercado un poco más a la verdad. Es un buscador que intenta encontrar las respuestas a preguntas fundamentales como, por ejemplo, el propósito de la existencia terrenal. Quiere progresar, desarrollar su conciencia y comprender las leyes que rigen su vida, tanto las naturales como las hechas por el Ser Humano. Su objetivo es adquirir sabiduría en sus pensamientos y actos, y aunque puede parecer una meta muy alta y, a veces, inalcanzable, merece ser perseguirla, ya que el mero intento le proporcionará una inmensa satisfacción interna. Es consciente de su imperfección, pero esto no debe impedirle continuar su búsqueda con entusiasmo.

Es importante para establecer vínculos profundos con otras personas por medio de conversaciones significativas que vayan más allá de los asuntos triviales de la vida cotidiana. Su don para la enseñanza –tan íntimamente relacionado con Sagitario y la Novena Casa, le ayudará a transmitir sus ideas con claridad y despertar interés por sus pensamientos. Tal vez consiga que sus ideales acerca de una sociedad más humana se hagan realidad, dentro del margen de lo posible, y que sus palabras, apoyadas por su propio ejemplo, animen a más de uno de sus semejantes a vivir más en armonía con las leyes del cosmos. No olvide, sin embargo, que la paciencia es un requisito para ver cómo lo sembrado da fruto.

No cabe duda de que una de las prioridades en su vida es la búsqueda de la verdad, pero debe tener cuidado de no volverse “obsesionado”, porque la verdad no se puede averiguar con el cerebro y la pura razón –a costa del corazón, es decir de los sentimientos espirituales –.

 

Punto de la Fortuna en la Décima Casa

La Décima Casa tiene que ver con la posición social, la reputación, la ambición de hacer carrera y la responsabilidad hacia la sociedad.

El emplazamiento de la Fortuna en esta casa indica que encuentra la felicidad cuando llega a cultivar su integridad personal y desarrolla la fuerza de seguir fiel a sus principios éticos y profesionales. El reto consiste en no volverse rígida, a pesar de ocupar una posición importante en la sociedad, y no exigir que los demás compartan necesariamente su punto de vista. No todo es blanco y negro, y entender las complejas estructuras de la vida no es tan sencillo como parece.

Su situación social, que es tan importante para Ud., solamente será sólida cuando sepa asumir plenamente la responsabilidad que conlleva, y cuando organice su entorno de acuerdo con las exigencias que representa. Es probable que tenga que aceptar una serie de obligaciones que demandan toda su atención, pero al fin sentirá una gran satisfacción cuando vea cómo se van formando las estructuras y vaya recibiendo el reconocimiento merecido.

Con el paso del tiempo aprenderá a tomar las decisiones adecuadas y escalar, gracias a su táctica realista y bien pensada, los peldaños hacia la cima. Tiene la capacidad de utilizar sus relaciones sociales para su provecho y conseguir una buena reputación. Por otro lado, su posición influyente le facilita, más adelante, apoyar a sus colegas y ayudarles con buenos consejos. En su interior siente un profundo respeto por cada individuo, y destaca por su trato correcto, ya que acepta los límites de cada uno. Si le falta todavía desarrollar una de las cualidades mencionadas, vale la pena hacerlo cuanto antes, si quiere sentir verdadera alegría de vivir, porque no se perdonará fácilmente un trato personal impropio.

Para que se sientas bien es también esencial que actúe de acuerdo con sus altos principios morales. Por ejemplo, su sentido ético no le permitirá aprovecharse de otros y demandar algo que no lo haya ganado por esfuerzo propio. Si, por algún motivo, actuase de esa manera, se sentiría infeliz e insatisfecho, despreciándose a si mismo. Por consiguiente, lo mejor es que establezca pautas claras para si mismo, sin perder la espontaneidad debido a un autocontrol excesivo.

 

Punto de la Fortuna en la Undécima Casa 

La Undécima Casa refleja nuestro deseo de alcanzar una determinada identidad o posición por medio de la identificación con un grupo y objetivos comunes.

El emplazamiento de la Fortuna en esta casa indica que se siente contenta y feliz si tiene la conciencia de poseer la plena libertad de elección entre diferentes posibilidades. Únicamente con esta base es capaz de seguir su instinto de grupo y formar amistades. Por la fuerza, no se consigue nada con Ud. –solamente una actitud rebelde –. Puede parecer paradójico, pero cuanto más independiente se siente, más preparado está para colaborar, asumir responsabilidades y cumplir las expectativas que otros tienen de Ud...

Necesita a su alrededor personas con las cuales se sienta mentalmente unida y que le inspiren a desarrollar nuevas ideas, probablemente en un marco universal. Le resulta más fácil demostrar su capacidad de pensar con orientación hacia el futuro dentro de un grupo, donde puede intercambiar sus ideas para formular sus conceptos acerca el desarrollo de la humanidad.

Le encantan los tipos originales y poco convencionales que no dudan en cuestionar lo establecido y posiblemente anticuado, o romper barreras y tabúes para propagar que a ellos consideran verdadero. Promover sus propias ideas forma parte de su naturaleza, y nada mejor que encontrar personas que compartan su visión del mundo y estén dispuestas a formar una asociación que facilite el máximo provecho de los recursos existentes y fomente el entusiasmo para lograr objetivos comunes.

La Undécima Casa opera más bien en el nivel intelectual, contrario a la Quinta Casa, donde el deseo de la autoexpresión se basa en lo emocional. Por consiguiente, es probable que sus relaciones tengan un matiz de impersonalísimo y se basen más en una afinidad mental que en los sentimientos. No obstante, es fiel y siempre se muestra dispuesto a apoyar y defender a sus amigos. En resumen, intenta establecer relaciones con personas que le estimulan intelectualmente –entonces, será feliz –.

 

Punto de la Fortuna en la Duodécima Casa

La Duodécima Casa representa el sacrificio y refleja nuestro deseo de disolver las designaciones falsas a favor de un sentimiento de comunión y comunidad espirituales.

El emplazamiento de la Fortuna en esta casa indica que puede lograr la felicidad si llega a distanciarse de la vida cotidiana y su estrés para dirigir su visión con tranquilidad y sosiego hacia su interior. La Duodécima Casa es la casa del desapego, lo cual indica que no obtendrá mucha satisfacción mediante los éxitos mundanos, el dinero o una buena reputación. Se sentirá más contento cuando haya comprendido que todas esas cosas no le hacen falta. Tal vez el camino hacia esta comprensión no sea fácil, pero al final tendrá la recompensa de encontrar la llave para la verdadera felicidad en su propio interior. Entonces, sentirá un vínculo con todas las entidades vivientes y un amor universal que le enriquecerá más allá de cualquier riqueza material. Además, el contacto con las profundidades de su propio ser le dará la posibilidad de alcanzar un nivel de conciencia superior.

Para llegar allí debe liberarse de las necesidades artificiales y enfocar su atención en su vida interior y el plano espiritual de la existencia. No se deje desviar por la ambición, la codicia y la diplomacia, o por otros deseos de carácter meramente material. El verdadero tesoro está escondido en las profundidades de su corazón. De hecho, tiene el potencial de comprender al mundo con su corazón, en vez de descubrirlo con la pura razón. Su meta es la verdad y la sabiduría, y sabe intuitivamente que la acumulación de datos y el análisis científico y racional no son las herramientas adecuadas para penetrar en los misterios de la vida. La comprensión intuitiva le llevará más lejos que las especulaciones mentales más complicadas.

 

NOTA: Recuerden que  El Punto de Fortuna en Casas, si bien no es un planeta, se ve obligado en su energía en ellas, la opción anterior subcarpeta Punto de Fortuna en Signos es el color que le da al Punto de Fortuna, mas su real indicación de dónde somos felices es en Casas y no en Signos, es lo mismo relacionado con los Planetas en Casas, que están conviviendo en un supuesto Caserón y se interrelacionan entre si. Ver Los Aspectos Planetarios.

https://www.bing.com/widget/trans

Contacto

Centro Galactico Del Universo 5491161475916 centrogalacticodeluniverso@gmail.com