LAS LUNAS

La Luna, La Actitud Emocional

La Luna se mueve alrededor de la Tierra en una órbita elíptica a una distancia media de 380.000 Km. Tiene un diámetro de 1.738 Km., un cuarto de la Tierra, y es, por lo tanto, sólo un diminuto grano de polvo en el universo. Las múltiples caras de la Luna, constantemente en cambio, han fascinado al hombre desde siempre, y su ciclo de transformación ha sido fuente de innumerables leyendas, mitos e historias.

La Luna no tiene luz propia, sino que refleja los rayos del Sol. Mientras que el Sol simboliza el principio masculino, la Luna simboliza el principio femenino. El Sol “transmite” energía, y la Luna la absorbe y asimila para luego abastecerla. El ciclo lunar dura unos 28 días y medio coincidiendo con el ciclo femenino; también influye en la mareas, ya que el movimiento periódico y alternativo de ascenso y descenso de las aguas del mar se produce por la atracción del Sol y de la Luna.

En la mitología griega, las diosas de la Luna tienen caras muy distintas. Algunas son caprichosas, oscuras y crueles, mientras que otras son serenas, nutrientes y afectuosas. Se llaman Artemisa, Hécate y Selene. Incluso a la virgen María se le pintó sobre una luna creciente.

Las diferentes fases de la Luna son significativas para la interpretación astrológica. Las personas nacidas en el período de la Luna Nueva poseen una alta capacidad de concentración, ya que las energías se dirigen hacia el interior, pero también son particularmente subjetivas y emotivas.

La Luna Llena indica justo lo contrario: es un tiempo de crecimiento y de  extraversión; sus nativos destacan por su objetividad y conciencia clara.

En el horóscopo, la Luna, relacionada con el signo Cáncer, representa la inconsciencia, los sentimientos, la fertilidad, la energía creativa, el hogar, la madre y la receptividad a los estados de ánimo de otras personas.

Luna En Aries:

Aries, gobernado por Marte, abre el Zodiaco. Aquí encontramos los impulsos primordiales de la vida, la fuerza impetuosa ansiosa por salir a la luz. Aries representa el comienzo de un desarrollo, y no se preocupa por lo pasado, a veces ni siquiera por lo presente. Contempla el futuro, y lo único que quiere es abrirse camino hacia delante.

En cambio, la Luna representa el pasado, nuestros hábitos y nuestras reacciones instintivas; es receptiva y pasiva, reflejando lo que recibe (como la luz de Sol). Por consiguiente, no se siente cómoda en un signo que se caracteriza por su cualidad extrovertida y activa, otorgándote una naturaleza inquieta e impaciente.

El resultado: es un aventurera/o que busca constantemente nuevas experiencias, pero es probable que su afán por la acción y el cambio oculte un miedo de establecer vínculos duraderos. Le resulta difícil reconocer el lado femenino de su naturaleza y aceptar la responsabilidad por el bienestar de otra persona. Huye del compromiso, porque no quiere sentirse atada/o emocionalmente.

Por el lado positivo, los demás admiran su espíritu emprendedor y aprecian que no escatima responsabilidades, especialmente cuando alguna de sus acciones arriesgadas no sale bien. Es  luchadora/or que no abandona fácilmente, y, si es necesario, sigue su camino en solitario.

Luna En Tauro:

Tauro, relacionado como signo con el elemento tierra, destaca por su determinación y sus acciones destinadas a metas concretas. Los signos de tierra confían en lo que pueden apreciar con sus sentidos físicos y aspiran a resultados prácticos. Son cautelosos, disciplinados y fiables, y saben cómo funciona el mundo material.

Con la Luna en Tauro, necesita un fundamento emocional seguro. En sus relaciones personales detesta la incertidumbre y las maniobras o “juegos mentales”. No se compromete a la ligera, pero una vez que lo hace, está dispuesta/o a dar todo su corazón, y espera de su pareja lo mismo. Es de emociones fuertes y estables, aunque reservadas, y de carácter generosa/o y amable, tendiendo a pintar alrededor de si el ambiente ideal para su crecimiento y bienestar personales.

Todo lo que necesita siempre lo tiene a mano. Le agrada todo aquello que estimula sus sentidos; así que tiende a dejarse llevar por las sensaciones físicas, saboreando los placeres del momento. Se resiste al cambio y retiene viejos hábitos por largo tiempo, lo cual puede resultar en tozudez o pereza. Posee un don para adquirir lo que le hace falta y preservar lo necesario a pesar de todos los obstáculos. Sin embargo, demasiado énfasis en el sentido de la posesividad y una profunda necesidad de seguridad y control pueden inhibir la fluidez de sus emociones.

Sus reacciones suelen ser lentas y reservadas, y normalmente mantiene estabilidad y serenidad ante situaciones provocantes. Tiene que ocurrir algo verdaderamente grave para que pierdas la compostura. La satisfacción interior proviene de la espera, la quietud y una profunda relación con el mundo de la naturaleza.

Luna en Géminis:

El signo Géminis está gobernado por el planeta Mercurio y pertenece al elemento aire. Los signos de aire viven en el mundo abstracto de las ideas y de los pensamientos, los cuales son para ellos tan reales como cualquier objeto físico. Sienten la necesidad de desprenderse de la experiencia directa y contemplar, evaluar y comprender su entorno por medio de sus facultades racionales para luego comunicar sus conclusiones a otros.

En Géminis la Luna puede ser bastante cambiante, mostrando reacciones rápidas, casi instantáneas, acompañadas de una curiosidad sin límites. Siempre busca experiencias nuevas y variadas, ya que te siente a gusto ante todo tipo de estímulo mental, pero, como es de esperar, esa tendencia no es propicia para profundizar en algún tema en concreto, y el resultado puede ser una indebida superficialidad.

Le encanta el contacto y la conversación con otras personas, y a menudo siente la necesidad de expresar su vida emocional interior sin darse cuenta de que no todo el mundo está interesado en el estado de su corazón.

Por el lado positivo, tiene el talento de no solamente manejar bien los datos técnicos, sino también captar los sentimientos de su interlocutor y escuchar sus problemas y responder a sus inquietudes con comprensión y buenos consejos. Seguramente habrá podido calmar muchas disputas y peleas gracias a su capacidad de ver ambos lados con imparcialidad y proponer soluciones aceptables para los dos bandos.

Luna en Cáncer:

Cáncer es un signo de agua y se comunica con su entorno principalmente por medio de sus sentimientos. El elemento agua representa el mundo de las emociones insondables, desde pasiones compulsivas y temores irracionales hasta sentimientos de compasión y amor universales. Destaca por su intuición y sabe que tiene que protegerse de influencias ajenas para poder tener acceso a las dimensiones más profundas de su psique.

La Luna en su propio signo es fuerte ya que es su regente natural, suele indicar una vida interior estable y equilibrada, aunque su estado emocional se encuentre siempre a flor de piel. Reacciona con sensibilidad, a veces una sensibilidad exagerada, y un ansia de proteger, tanto a si misma/o como a otros. Se siente inútil si no tiene la oportunidad de cuidar de alguien y tiende a aplastar a otros con su amor.

No obstante, si ha podido establecer un buen equilibrio interior, no hay nadie que pueda dar tanto afecto como usted. Su pareja se siente segura y protegida en su presencia y sabe que puede confiar en usted a ciegas. Se siente contenta/o y feliz cuando todo en su entorno marcha bien.

Se siente cómodo cuando puede nutrir o recibir apoyo en el plano psíquico. Su habilidad de sintonizar con intuiciones y sutilezas emocionales le permite sentir y captar con facilidad los sentimientos y el humor de la gente que le rodea; por lo tanto, su entorno influye considerablemente en su estado de ánimo, razón por la cual debería escoger con cuidado el ambiente en que vive.

Una actitud demasiado protectora hacia tus propias emociones y recuerdos de emociones del pasado pueden inhibir el libre flujo de tus sentimientos y colorear tu actitud en el presente.

Luna en Leo:

Leo es un elemento de fuego y destaca, por lo tanto, por su asombroso potencial de energía, su inmenso afán de acción y renovación, y su espíritu entusiasta y honesto. El elemento de fuego es radiante, ardiente y expresivo, dedicándose principalmente al descubrimiento y cumplimiento de posibilidades futuras, y nos otorga la energía que necesitamos para llevar a cabo nuestros deberes diarios.

Con la Luna en Leo, tiene un gran corazón y reaccionas de forma cálida, generosa y entusiasta. Brinda mucho de su energía creativa a su entorno, lo cual puede ser de gran apoyo y ánimo para los demás. La base de todas sus acciones es una autoimagen confiada y creadora que, a veces, puede rozar una simplicidad casi infantil. La atención de los demás es su pan de cada día, y se sienta verdaderamente mal pasar desapercibido. Aún sería peor si alguien te hiciese sentir que no eres bienvenida/o, ya que le resulta difícil creer que su presencia no es grata.

Tenga en cuenta que la razón puede ser su insistente deseo de estar en el centro y que la constante radiación de sentimientos un tanto orgullosos y extrovertidos tiende a interferir con su sensibilidad e impedir que ceda suficiente espacio a los demás.

Luna en Virgo:

Virgo, relacionado como signo con el elemento tierra, destaca por su prudencia y sus acciones destinadas a metas prácticas. Los signos de tierra confían en lo que pueden apreciar con sus sentidos físicos y aspiran a resultados concretos y útiles. Son determinados, disciplinados y fiables, y saben cómo funciona el mundo material.

Con la Luna en Virgo, reacciona a los estímulos del exterior con adaptación práctica. Responde a las experiencias más con el cerebro que con el corazón, y siente la necesidad de estudiar su entorno analíticamente y comprenderlo y ordenarlo para sentirse cómoda/o. Esa tendencia suya puede interferir con el flujo natural de sus sentimientos y causar frustraciones. De hecho, es posible que evite situaciones que podrían llevarle a perder el control emocional. Tiende a refinar sus reacciones emocionales con el fin de perfeccionar su expresión, pero su hábito de disecar los sentimientos puede inhibir su sensibilidad, volverla/o árido y, finalmente, llevarle a la soledad. Para solucionar ese problema debe empezar a no ser tan dura/o consigo misma/o, perdonar sus propios fallos y debilidades y aceptar sus sentimientos sin miedo o desprecio.

Por otro lado, su inclinación natural a servir y ayudar a otros contribuirá a tener una mejor imagen de si y a superar su tendencia a sentir culpabilidad y dudas acerca de su propio valor. Una vez lograda la armonía emocional, la Luna en Virgo  mostrará  su lado más positivo. Sabrá exactamente que necesita para sentirse bien, y no se dejará confundir por las apariencias engañosas. Incluso las cosas insignificantes le darán alegría, porque domina el arte de estar contenta/o con lo que tiene.

Luna en Libra:

El signo Libra está gobernado por el planeta Venus y pertenece al elemento aire. Los signos de aire viven en el mundo abstracto de las ideas y de los pensamientos, los cuales son para ellos tan reales como cualquier objeto físico. Sienten la necesidad de desprenderse de la experiencia directa y contemplar, evaluar y comprender su entorno por medio de sus facultades racionales para luego comunicar sus conclusiones a otros.

Con la Luna en Libra, siente la fuerte necesidad de ser amada/o y vivir en armonía con su entorno. Y para sentirse emocionalmente tranquila/o intenta siempre equilibrar y armonizar las polaridades. Detesta los conflictos y está dispuesta/o a hacer todo lo posible para evitarlos y mantener un ambiente de paz y tranquilidad, lo cual implica el peligro de nunca querer definir o defender una postura concreta, y, por tanto, puede dar la impresión de ser una persona sin principios.

Reacciona a su entorno y a todas las experiencias con objetividad y un fuerte sentido de imparcialidad. Antes de reaccionar suele considerar una situación desde todos los puntos de vista, lo cual puede resultar en cierta indecisión. Siente ansiedad por complacer y ver el punto de vista de la otra persona. Siempre necesita alguien a su lado, ya que las relaciones humanas le brindan la seguridad interna que está buscando. Se siente incómoda/o al estar a solas por mucho tiempo, pero demasiado énfasis en una conducta cortés puede inhibir la espontaneidad de sus reacciones emocionales y una intimidad verdadera.

Luna en Escorpio:

Escorpio, un signo de agua regido por los planetas Marte y Plutón, aunque un signo fijo, dispone de una sorprendente abundancia de energía que puede manifestarse súbitamente. Como signo de agua, se comunica con su entorno principalmente por medio de sus sentimientos. El elemento agua representa el mundo de las emociones insondables, desde pasiones compulsivas y temores irracionales hasta sentimientos de compasión y amor universales. Destaca por su intuición y sabe que tiene que protegerse de influencias ajenas para poder tener acceso a las dimensiones más profundas de su ser.

Con la Luna en Escorpio, reacciona con intensidad y lo que podríamos llamar “pasión controlada”. Sus sentimientos son profundos, pero los guarda como si de un tesoro secreto de incalculable valor se tratara. No es nada demostrativa/o en lo que se refiere a revelar lo que siente, principalmente porque teme hacerle vulnerable y perder el control, lo cual puede conducirle a estados de represión emocional y una falta de capacidad de dar de si misma/o. Debe volverse consciente de este problema, porque la Luna se nutre cuando da o recibe intensa energía emocional, pero en Escorpio manifiesta la tendencia a reprimir esa necesidad.

Sin embargo, siente la irresistible necesidad de averiguar que sienten y piensan los demás, y su capacidad de penetrar profundamente en su psique le permitirá comprender sus motivaciones más ocultas, aunque no siempre puede estar segura/o de no equivocarse, ya que tiende a dejar correr su imaginación y ver todo tipo de motivos inexistentes.

Luna en Sagitario:

Sagitario es un signo de fuego y destaca, por lo tanto, por su gran potencial de energía, su inmenso afán de acción y renovación, y su espíritu entusiasta y honesto. El elemento de fuego es radiante, ardiente y expresivo, dedicándose principalmente al descubrimiento y cumplimiento de posibilidades futuras, y nos otorga la energía que necesitamos para llevar a cabo nuestros deberes diarios.

Con la Luna en Sagitario, sus reacciones suelen ser espontáneas y entusiastas, basadas en sus ideales espirituales y convicciones filosóficas. Siente una gran satisfacción interna cuando ve que está progresando hacia sus objetivos e ideales futuros. Sin embargo, su orientación hacia creencias emocionales puede llevarle a parecer arrogante y fanática/o. Posee una disposición inconsciente a buscar respuestas a las preguntas esenciales de la existencia y a encontrar el significado de su vida. Incluso en una atmósfera austera se siente contenta/o, y disfruta volviendo a lo básico. Su actitud hacia la vida es positiva y alegre, y le gusta estar al aire libre, viajar, encontrar nueva gente y descubrir y explorar nuevos horizontes.

Luna en Capricornio:

Capricornio, relacionado como signo con el elemento tierra, destaca por su integridad y seriedad y sus ambiciones destinadas a metas prácticas. Los signos de tierra confían en lo que pueden apreciar con sus sentidos físicos y aspiran a resultados concretos y útiles. Son determinados, disciplinados y fiables, y saben cómo funciona el mundo material.

Con la Luna en Capricornio, reacciona con autocontrol y determinación, aunque a veces un tanto automático y con severa negatividad. Su carácter ambicioso le puede llevar a manipular al mundo y a otra gente con el fin de sentir seguridad y lograr sus objetivos, tendencia que debería intentar contrarrestar.

El suyo es un ambiente de lo más práctico, y se siente cómoda/o en el rol de proveedor y protector. Sagaz y tradicional, disfrutas del éxito y de lo exitoso. No se suele dejar conmover por lágrimas ni sentimientos, y su necesidad de ejercer control y autoridad puede limitar su capacidad de ofrecer intimidad y nutrición emocional.

Intente ablandar la rigidez de sus hábitos y responder a las necesidades de los demás con más ternura y comprensión.

Luna en Acuario:

El signo Acuario está gobernado por Saturno y Urano y pertenece al elemento aire. Los signos de aire viven en el mundo abstracto de las ideas y de los pensamientos, los cuales son para ellos tan reales como cualquier objeto físico. Sienten la necesidad de desprenderse de la experiencia directa y contemplar, evaluar y comprender su entorno por medio de sus facultades racionales con el fin de poder comunicar sus conclusiones a otros.

Con la Luna en Acuario, sus reacciones pueden ser un tanto imprevisibles y excéntricas, aunque eso sí, dotadas de una desapegada e imparcial objetividad. Se siente segura/o cuando puede expresar sus ideas con plena libertad y cuando tiene la oportunidad de manifestar su individualidad como un ente único, altruista y consciente de las necesidades de su prójimo. Es muy sensible al estado mental de otras personas, y podría ser un magnífico psicólogo. Ayudarles en el nivel personal y social le hace sentirse contenta/o consigo, aunque su necesidad de independencia emocional puede causar cierta alienación de sus verdaderos sentimientos y una indebida indiferencia hacia la sensibilidad de los demás.

Luna en Piscis:

Piscis, es un signo de agua y se comunica con su entorno principalmente por medio de sus sentimientos. El elemento agua representa el mundo de las emociones insondables, desde pasiones compulsivas y temores irracionales hasta sentimientos de compasión y amor universales. Destaca por su intuición y sabe que tiene que protegerse de influencias ajenas para poder tener acceso a las dimensiones más profundas de su ser.

Con la Luna en Piscis, posee una fantasía rica y tiende a perderse en sueños de un mundo de armonía y paz, olvidando la cruda realidad en que vivimos. De naturaleza intuitiva, sensible, amable y gentil, el mundo es para es un lugar sagrado, y le dedica a fondo a las ideas espirituales.

Es una romántica/o y algo sentimental, siempre dispuesta/o a atender a los problemas de los demás, relegando sus propios intereses a un segundo lugar. Debe tener cuidado en no perder la visión de sus prioridades y salir perjudicada/o. Aprende a pensar en si misma/o y a decir “no” de vez en cuando.

Ama todo lo que está relacionado con la música y las artes, y es posible que una carrera artística tuviese éxito en su vida y le diese mucha satisfacción interna. Es muy sensible a los fenómenos psíquicos, y posee una fe firme en un poder superior que está guiando sus pasos.

PD: Si alguien quiere saber dónde está su Luna en su Gráfico Natal, me envían su fecha, hora y lugar de nacimiento y a vuelta de correo se lo envío gratis. Por favor escriban a

centrogalacticodeluniverso@gmail.com    

https://www.bing.com/widget/trans

Contacto

Centro Galactico Del Universo 5491161475916 centrogalacticodeluniverso@gmail.com